El Gobierno gastará 440.000 euros en cambiar señales de 100km/h a 90km/h

Por Excite

Así, el último Congreso de Ministros de 2018, celebrado en Barcelona, dio luz verde a la reducción de la velocidad máxima permitida en vías secundarias, pasando de los 100 km/h actuales a los 90km/h. El objetivo, según el Gobierno, es equiparar nuestra normativa con el resto de socios comunitarios, que abogan por ésta última opción para reducir el número de accidentes en estas vías.

Si bien esta medida ya ha sido aprobada y publicada en el Boletín Oficial del Estado, BOE, todavía no está en vigor, sino que lo hará el próximo 29 de enero, cuando se podrá comenzar a sancionar a los conductores que excedan los 90km/h en carreteras secundarias. No obstante, antes de que comience a aplicarse la nueva normativa, es necesario adaptar nuestras carreteras a la misma, lo que supone el cambio de señalización en todo el territorio nacional.

El asunto no es baladí, ya que costará ni más ni menos que 440.000 euros que saldrán del erario público. Según publica la agencia Servimedia citando a fuentes del propio Ministerio de Fomento, el cambio por señal supone un gasto de 162,54 euros por unidad, teniendo que cambiar un total de 2.700 placas para indicar la nueva velocidad máxima permitida en estas vías.

Con este cambio, la Dirección General de Tráfico (DGT) estima que la mortalidad podría reducirse un 10%, una cifra considerable si se tiene en cuenta que un 75% de los accidentes mortales en nuestro país tiene lugar en estas vías. A pesar del descenso, la velocidad máxima permitida en carreteras secundarias en España sigue siendo relativamente alta si se compara con la de Suecia, donde no está permitido exceder los 70km/h.