¿Es posible ver más colores de los que hay?

Por Olga Cid

Imagen: Pixabay

Visto desde fuera, la percepción del color no debería ser un misterio: la luz visible entra dentro de un rango de longitudes de onda y eso es lo que podemos ver, porque no hay nada más que ver. Visto desde dentro, la cosa cambia. La luz incide en los ojos y es detectada por unos receptores llamados conos, que transmiten la información al cerebro. Ahí se complican las cosas, porque hay tres tipos de conos, cada uno especializado en un color primario diferente, y dentro de cada color, un cono puede distinguir entre unos 100 matices distintos. Combinando esos matices de esos 3 tipos de cono, llegan al cerebro las señales de color: cerca de un millón de colores distintos.

Continúa »