¿Cómo hacer la maniobra de Heimlich y salvar una vida?

Por Olga Cid

La maniobra Heimlich fue diseñada por el doctor Henry Heimlich en 1974, aunque él personalmente no ha tenido que aplicarla hasta 2016, poco antes de morir él mismo a los 96 años. La maniobra está pensada para ejercer suficiente fuerza sobre el vientre, de modo que se expulse el cuerpo que atora las vías respiratorias.

Mientras la persona que se ha atragantado todavía puede respirar, la maniobra Heimlich puede ser de ayuda, pero si ya no hay paso del aire, la maniobra es esencial para salvar la vida. Puede realizarse en adultos, niños e incluso mascotas, pero la mecánica difiere ligeramente según los casos.

En adultos, hay que situarse detrás, rodearle la cintura con ambas manos unidas formando un puño un par de centímetros por encima del ombligo, y presionar fuertemente hacia dentro y hacia arriba. Si no basta con una vez, puede repetirse el golpe tantas veces como haga falta. Si la víctima es una mujer embarazada, las manos se sitúan sobre el esternón y el golpe se da hacia dentro y hacia abajo.

En niños muy pequeños y lactantes, con el bebé boca abajo sobre las rodillas, se les dan 5 golpes fuertes y rápidos en la espalda con el talón de la mano, se le da la vuelta y se le dan 5 compresiones rápidos con dos dedos sobre el esternón. Solo debe intentarse retirar la obstrucción con la mano si está a la vista y ofrece buen agarre, pues en caso contrario el cuerpo extraño puede atascarse todavía más profundamente. En cuanto hayan expulsado el objeto, es conveniente acudir a urgencias para que valoren su estado.