¿Cómo diferenciar una gripe de un resfriado?

Por Olga Cid

Ambas enfermedades están ocasionadas por virus, de modo que los antibióticos no son eficaces con ninguna de las dos. Sin embargo, los efectos de estos virus son distintos. El del resfriado común no es tan contagioso, mientras que, para la gripe, basta con compartir el aire con alguien que la esté padeciendo para tener posibilidades de pillarla también.

El cuadro clínico de cada una de ellas es también distinto. La diferencia más importante es que el resfriado no suele cursar con fiebre, mientras que la gripe suele elevar la temperatura corporal hasta los 38 grados. Además, el resfriado se vive más como una molestia, pero no impide realizar ninguna de las actividades cotidianas y no suele ser causa de baja laboral. La gripe, por el contrario, cursa con colores intensos de las articulaciones y el enfermo solo quiere poder estar acostado en la cama.

Como los antibióticos no sirven contra los virus y los antivirales son demasiado potentes para estas enfermedades leves, normalmente el tratamiento es sintomático. Algún antitusivo, quizá algún antipirético, sobre todo para la gripe, reposo y mucha hidratación. Y paciencia, mucha paciencia.

Otra diferencia importante está en el alcance de ambas enfermedades. Mientras que el resfriado es una afección leve y pasajera, la gripe puede complicarse con neumonías y otras patologías graves. De hecho, la llamada gripe española, una epidemia que empezó hace ahora 100 años, en 1918, causó al menos 40 millones de muertes. Por eso se recomienda a las personas más vulnerables que se vacunen cada año.