¿Te pueden echar de un crucero por mal comportamiento?

Por Olga Cid

A bordo de una nave, la máxima autoridad es el capitán. El capitán del barco puede casarte, pero también puede ser juez y castigarte. Hay que entender que tiene sobre sus hombros la responsabilidad de llevar a puerto de forma segura a todos los pasajeros y a la tripulación, de manera que es natural que tenga esa potestad. En las aeronaves sucede lo mismo, el piloto es la máxima autoridad.

Entonces, ¿qué pasa cuando hay problemas a bordo provocados por mal comportamiento? La mayor parte de las veces será suficiente con amonestar a la persona que está provocando las dificultades, pero digamos que las cosas se ponen feas y se descontrolan. Pasamos a mayores.

Esto ocurrió recientemente en un crucero australiano. Un grupo de 7 personas fue expulsado por mal comportamiento. Al parecer, la única mujer del grupo empezó una pelea rompiéndole una botella en la cabeza a otro. El capitán decidió volver a puerto y desembarcarlos. El crucero debía durar 3 días, pero volvieron a puerto al segundo. Allí, la policía estaba esperando a los alborotadores.

Si un pasajero está creando dificultades al resto por su mal comportamiento, será expulsado del barco, pero hay otros motivos por los que el capitán te puede echar. Por ejemplo, por robar en las tiendas del barco o a los otros pasajeros. También por no llevar la documentación apropiada, por comprar alcohol para un menor de edad, por no acudir a los simulacros de emergencia y por fingir que se está sano cuando se tiene una enfermedad grave. Y ni se te ocurra llevar armas o hacer bromas con amenazas de bomba: al puerto que te vas.