¿Por qué las azafatas no quieren que pidas Coca Cola Light?

Por Manuel Peña

Detrás de esa maravillosa sonrisa perfecta que tienen los asistentes de vuelo se esconde una serie de disgustos que hacen que con el paso de la jornada tengan que ir esforzándose más para mantener ese servicial y atento rostro. Está claro que a ninguno de ellos les gusta tener que atender a pasajeros groseros, ni a alborotadores, ni a borrachos, ni a los que son más graciosos de la cuenta, ni tampoco a familias que tienen niños que no paran quietos y gritan demasiado. Todo eso es más que evidente, pero lo que no sabías hasta hoy es que otra cosa que les pone de los nervios es que pidas Coca Cola Light.

¿Por qué? Pues no es que sientan admiración hacia la gente obesa y te miren mal por querer tomar un refresco sin azúcar. Tampoco es que odien al sector diabético de la población. Lo que ocurre es que dentro de la cabina del avión hay menor presión de aire, por lo que el CO2 de las bebidas gaseosas es más fácil de liberar. Esto hace que la bebida sea más gaseosa de lo habitual. Esto se debe a que la cabina del avión no está presurizada al nivel del mar, sino más bien a lo que equivalen estar a unos 7 000 u 8 000 pies de altura.

Continúa »