¿Por qué cansa ir a la playa?

Por Manuel Peña

La playa cansa y cada vez lo notas más. Y no nos referimos a que canse en el sentido de que se haga pesada. Sus efectos sobre el cuerpo son muy relajantes, combatiendo la ansiedad y el estrés pero, sin embargo, cuando llegas a casa después de un largo día de playa, tienes mucho sueño y te sientes como si te hubieran dado una paliza o como si hubieras estado todo el día de mudanza. ¿Por qué pasa esto si muchas veces ni te mueves de la toalla?

Muchos piensan que esto se debe a caminar sobre arena, a la altitud, el agua...Sin embargo, la respuesta la encontramos en el sol. Uno de los motivos por los que la playa nos cansa tanto es lo que sudamos cuando estamos en ella. Al estar al sol tanto tiempo, sudamos más de lo normal, lo que hace que las reservas minerales y los líquidos bajen drásticamente.

Continúa »