¿Por qué no se pone un límite de edad para conducir?

Por Manuel Peña

De cada diez conductores españoles, al menos uno de ellos tiene más de 65 años. Además, parece que cada año habrá más conductores engrosando este porcentaje por el envejecimiento de la población. En España, hay más de tres millones de españoles en la tercera edad que conduce un vehículo. Y claro, es un dato que puede asustar porque, aunque sean prudentes, sus funciones motoras, sensoriales y cognitivas pueden verse significativamente reducidas. ¿Debería entonces existir un límite de edad máxima permitida para conducir?

Según datos de la Dirección General de Tráfico, en España, el 94% de las personas de entre 65 y 74 años con carnet, conduce diariamente. En estas edades avanzadas, se incrementan de manera drástica las apariciones de problemas en la vista como las cataratas, y otras enfermedades como el Parkinson. Además, se pierden muchos reflejos y otras habilidades al volante. Existen datos alarmantes sobre lo que puede significar que personas muy mayores sigan conduciendo. Por ejemplo, según un estudio de Joseph Coughlin, del Departamento de Edad del Instituto Tecnológico de Massachusetts, "para ver correctamente de noche, un conductor de 40 años necesita 20 veces más iluminación que uno de 20". Imaginad cuánta luz necesitará una persona de más de 65 años.

Continúa »