Los nuevos y polémicos controles de alcohol y drogas de la DGT

Por Manuel Peña

La solidaridad entre conductores y las nuevas tecnologías no le sale rentable a la Dirección General de Tráfico. Y es que, existen incluso aplicaciones a través de las cuales, los usuarios de la vía se alertan entre sí para prevenir un control de la Guardia Civil. Esto se ha traducido en controles de alcoholemia y drogas menos efectivos que antes de la aparición del teléfono móvil y de que existiera la posibilidad de conectarnos a internet estando al volante.

En consecuencia, la DGT ha invertido 5 millones de euros para poner en circulación 300 motocicletas de la Guardia Civil con el objetivo de que los agentes que van subidos en ellas puedan hacer los controles de alcoholemia y drogas más imprevisibles de la historia de nuestras carreteras. Se trata de una iniciativa de la Dirección General de Tráfico con Gregorio Serrano a la cabeza. De esta manera, se pretende evitar a los miles de conductores que cada año son alertados y consiguen evitar los controles.

Continúa »