¿Qué pescados contienen más metales pesados?

Por Manuel Peña

Los metales pesados más peligrosos son, sobre todo, el mercurio, que es el más abundante en acumulación, el cadmio, el estaño, el arsénico, el plomo, el cobalto y el cobre. Suelen aparecer por culpa de la actividad industrial y los vertidos contaminantes a ríos que llevan parte de estos residuos al mar por arrastre de corrientes. 

Una vez en el agua, estos metales acaban o en el fondo o en suspensión. Los primeros en absorberlos son los organismos filtradores del agua, sobre todo moluscos, y dentro de ellos, mayormente mejillones, almejas y berberechos. De aquí la contaminación llega a sus depredadores más directos, y de ellos a los depredadores mayores, hasta llegar a los más grandes. En esta escala los metales pesados se van acumulando en el predador final.

Aunque el pescado azul tiende a contener más cantidad de metales pesados por ser más graso, el nivel de contaminación de las aguas hace que no siempre sea así. Dicho esto, destacamos que en general, el pez espada y las diferentes variedades de atún encabezan la lista de los más contaminantes. A continuación se sitúan el cazón, el marrajo, la tintorera y otros tiburones pequeños. El salmón ocupa el siguiente lugar, seguido del salmonete de roca, que suele acumular arsénico.

En lo referente al marisco, se recomienda no comer más de 200 gramos cada dos meses de mejillones, berberechos y almejas, ni abusar de gambas, langostinos o cigalas y abstenerse de chupar las cabezas, que es donde más metales pesados acumulan. La sepia, el pulpo y el calamar ocupan el siguiente puesto de productos del mar ya con pocos metales, y menos aún tendría el pescado azul pequeño, entre el que encontramos la sardina, anchoa, boquerón, caballa y jurel. Por último, el pescado blanco como el bacalao, el rape, el gallo, el mero o la dorada, que lo podemos consumir con más frecuencia. En los casos de lenguado y merluza conviene ser precavidos, ya que el primero es un filtrador de fondos y acumula plomo, y el segundo es un gran predador.

Foto: Shutterstock