¿Qué pasó con el presentador de Crónicas Carnívoras?

Por Olga Cid

Adam Richman estaba, digamos, hermosote y lustroso. Por eso decidió que ya era hora de perder peso, e iba llevando cuenta de sus logros al respecto en las redes sociales. Parece ser que el entusiasmo (o el hambre) le pudo, porque se le fue la mano con sus comentarios. Empezó por utilizar un hashtag, #thinspiration, que une las palabras delgado e inspiración, para celebrar que ya había perdido 30 kilos.

Las redes sociales, siendo lo que son, protestaron. Resulta que promocionar la pérdida de peso se parece demasiado a promocionar los trastornos alimentarios como la anorexia y la bulimia. Por supuesto, no era esa la intención de Richman, pero como presumía de haber perdido mucho peso en poco tiempo, lo parecía, o así lo entendieron algunos.

No hubiera sido mayor problema si no fuera porque Richman, en lugar de apaciguar los ánimos, se dedicó a excitarlos todavía más, llegando a insultar a quienes les criticaban y a proferir barbaridades como 'coge la cuchilla y ve al baño, nadie te va a echar de menos'. Consecuencia: la cadena Travel Channel le despidió y canceló su programa. Todo esto ocurrió a mediados del 2014.

Un año después, Richman volvía a llamar la atención. Después de haberse comido media América, ahora se había convertido en vegetariano... durante tres meses. Richman explica que siempre se ha inclinado por una dieta vegetariana antes de empezar a filmar. Además, como aficionado a jugar al fútbol americano, intenta así mantenerse en forma. Richman sigue presentado programas de comida, en la actualidad con el título de Fandemonium para la SBS.