El nuevo trabajo de Cristina Cifuentes

Por Cristóbal

Como lo de ser profesora en la Universidad Rey Juan Carlos iba a sonar un poco raro, Cifuentes ha preferido presentar su solicitud en la Complutense, de la que ya formó parte en su momento. De hecho, la petición sería de reingreso, cobrando su salario correspondiente, el cual no bajaría de 2600 euros mensuales y podría llegar a superar levemente los 3000 euros.

Seguramente, Cifuentes tiene puestas sus esperanzas en las amistades que aún conserva en la UCM, aunque ya ha llovido mucho desde que entrara en la institución como funcionaria. Casi tres décadas hace desde que pidiera la excedencia en 1991 para sumergirse en el mundo de la política. Demasiado tiempo para que las afinidades se mantengan vivas.

Puede que tenga el ojo puesto en los contactos de Villapalos, candidato a cabeza del rectorado de la UCM cuando Cifuentes tenía un pie en la universidad y otro en el parlamento madrileño. También tiene donde rascar en el Colegio Mayor Miguel Antonio Caro, del que fue directora. Si queda alguien de la década de los noventa, claro.

Lo curioso es que, aunque se ha dado prisa para presentar la solicitud de reingreso en la UCM, ha enviado a la caballería a realizar las gestiones pertinentes. Lo normal sería que hubiera ido ella personalmente, no solo para evitar el bajón del desempleo, sino para demostrar que tiene la cabeza bien alta.