El duro revés judicial para Rocío Carrasco

Por Olga Cid

Lejos quedan los tiempos en que era noticia por su matrimonio, que luego resultó fallido, con Antonio David Flores, y los ecos que despertó el divorcio. Ahora, Rocío Carrasco vuelve a ser noticia debido a una resolución judicial. En esta ocasión, los jueces han fallado en su contra. No debe estar nada contenta.

Los dos hijos que tuvo con Antonio David Flores ya han pasado la adolescencia y han empezado a expresarse por su cuenta. Como ocurre en muchos casos de divorciados, al llegar a la adolescencia, los hijos deciden irse a vivir con el otro progenitor, el que no tenía la custodia, normalmente como reacción a las naturales restricciones que se les imponen y pensando que en su otra casa tendrán más libertad, Este puede haber sido el caso con los hijos de Rocío.

En todo caso, el asunto llego a los Juzgados de Alcobendas. En un grueso informe pericial de más de 100 páginas, Rocío solicitaba sobre todo tres cosas: que Antonio David no se ponga en contacto con ella, que el mismo Antonio David, así como su esposa y los hijos que ha tenido con ella no faciliten ninguna información a la prensa y, por último, que no se hable sobre ese mismo informe pericial. En la petición, incluye que tampoco se hable de Fidel Albiac, su actual marido.

Entre las razones aducidas por Rocío Carrasco para estas peticiones, se encuentra su interés en que nadie sepa los argumentos que ha expuesto en el citado informe. Parece una petición razonable, pues quien ha de tomar las decisiones es el Juez y no el público, pero en los Juzgados han opinado de otra manera.

Al parecer, el fallo del Juzgado de Alcobendas entiende que no hay mala fe en los comentarios y que no puede hacer prohibiciones al respecto. Además, dice que es evidente que Antonio David no mantiene contacto con Rocío Carrasco, con lo que no cabe pronunciarse al respecto. Esto abre las puertas a que vayan trascendiendo fragmentos del tan traído y llevado informe pericial. O quizá no, ya se verá.