La princesa iraní por la que los hombres se suicidaban

Por Olga Cid

Imagen: vía Facebook

Que la belleza está en los ojos del que mira es cierto. Que el canon de belleza ha ido cambiando a través de los tiempos, también es cierto. No hay más que ver las estatuillas de la venus prehistóricas, que serían (suponemos) las Angelinas Jolies de la época, para darnos cuenta de que en efecto, las cosas cambian. Y, a pesar de todo, resulta bastante curioso comprobar cómo la belleza de esta princesa iraní podía ser tan arrebatadora como para que tuviera tantos pretendientes.

Continúa »