El verdadero motivo por el que Cifuentes se niega a dimitir

Por Manuel Peña

En la mayoría de los países desarrollados del mundo, un político dimite de su cargo tras revelarse un escándalo sobre su pasado, o por cosas de menor importancia. En Reino Unido hemos llegado a ver dimitir a un Lord inglés por llegar cinco minutos tarde. En España, sin embargo, la poca vergüenza no conoce límites, y son cada vez más los casos de políticos en el poder que tienen la cara dura de seguir en sus cargos. El caso de Cristina Cifuentes podría parecer que entra en ese perfil. No obstante, el motivo por el que no dimite es el miedo.

El juez Manuel García Castellón quiere imputarla por su participación en un delito en la adjudicación de la cafetería de la Asamblea de Madrid al Grupo Cantoblanco, pero mientras la presidenta de la Comunidad no dimita, será imposible juzgarla porque está aforada. Cifuentes no puede ser imputada desde la Audiencia Nacional porque es aforada como diputada de la Asamblea de Madrid. La única manera de conseguir justicia mientras no dimita, es que el juez García Castellón solicite el trámite al Tribunal Superior de Justicia de Madrid, y le sea concedido. Por esto no dimite Cifuentes, por miedo a ser imputada.

Continúa »