El infierno de Anna Gabriel en Suiza

Por Manuel Peña

La exdiputada de la CUP está considerada como fugada desde el 20 de febrero al no asistir a declarar ante el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, que la había imputado por rebelión, sedición y malversación de fondos públicos. Se especula con que Gabriel salió del país una semana antes de esto. Desde entonces, vive en Ginebra, pero cada vez más a duras penas por los altos costes de la vida allí y los honorarios que tiene que pagar a su abogado Oliver Peter.

Podemos pensar que quizá Anna Gabriel tenga un dinero ahorrado con el que poder enfrentarse a la situación. Sabemos por su declaración de bienes de 2015, que desde enero de ese año está pagando un crédito de 10 000 euros que pidió para adquirir un Seat Ibiza. Esto es un pago de 228 euros al mes durante cuatro años. Por otra parte, declaró que dispone de 36 363 euros en depósitos o cuentas corrientes. Y con ese dinero, bien podría vivir durante más de 10 años en España, pero en Ginebra, quizá no llegue a mantenerse por más de uno.

Foto: Wikimedia Commons